Hacia una Comprensión de la Cibercultura

Grupo 1

Francisco Meza Guazo.  Lic. español y literatura. CECAR.  Esp. en Ped. de la Docencia Universitaria. franmegua@hotmail.com
Ingrid Torres Barragàn.   Lic. Trabajo Social.  Esp. en Ética y Pedagogìa. ingridtorresb@gmail.com . Skype: ingridtorresb
Jhon Jairo Villorina Regino.  Administrador de Empresas. Esp. en Gerencia Educativa. Esp. en Finanzas. jvillo2007@gmail.com.
Augusto César Rodríguez Maturana.  Ingeniero Químico (Universidad del Atlántico – 1994), candidato a  Magister en Ingeniería Industrial (Universidad Tecnológica de Bolívar –  2013), estudiante en primer semestre de la Maestría en Ciencias de la Educación (Universidad de San Buenaventura  – 2013).   acromatu@gmail.com.
La Cibercultura es un término acuñado recientemente para nombrar los cambios que se han dado en cuanto al uso y apropiación de la tecnologías de la información y comunicación en nuestra sociedad.  En este sentido, puede entenderse como una nueva práctica de interacción de la humanidad conformada por el conjunto de actividades que tienen que ver con las  actitudes, comportamiento, conocimientos  de una comunidades específicas que se constituyen en hábitos y que convergen en ese espacio llamado Ciberespacio.
Es, en verdad, la nueva forma que tiene la sociedad para expresarse, en la cual se tejen diversas relaciones, con la característica primordial de acortar distancias y la inmediatez de respuestas en los procesos comunicativos que se establecen en las relaciones humanas. Al mencionarla se tiene la idea de ser algo mágico, ilusorio, pero rápido e inmediato. Sin embargo esta práctica social, tiene un acelerado desarrollo y crecimiento, que ha llevado a transformar las maneras de relación de los individuos, sociedades de conocimiento y organizaciones, permitiendo acceder a la información en tiempo real por la cantidad de dispositivos tecnológicos que hoy día se encuentran.
La Cibercultura se ha posesionado como un espacio de conocimiento de otras culturas, integración de saberes, socialización de experiencias, entre otras.  Vivir inmersos en esta nueva manera de construir sociedad, de transformar culturas, de intercambiar información y generar nuevos conocimientos; es lo que hoy se conoce como Mundo Virtual.  Éste mundo es posible gracias a una infraestructura técnica propia, la cual ha vivido un proceso evolutivo muy interesante; del cual no se sabe a ciencia cierta cual será el límite.
En un principio (1945 – 1969), los ordenadores eran grandes máquinas de calcular, frágiles, aisladas en salas refrigeradas, la informática sólo era utilizada en cálculos científicos, y estadísticas de los Estados y de las grandes empresas o para alguna la gestión pesada.  En la década de los 70, con el microprocesador y el ordenador personal se inicia una nueva fase deautomatización de la producción industrial (robótica, talleres flexibles, máquinas herramienta con mandos digitales, etc).  Esto trajo como consecuencia inmediata, el aumento sistemático de la productividad por el uso multiforme de aparatos electrónicos, de ordenadores y de redes de comunicación informática, permeando progresivamente un conjunto considerable de actividades económicas. (Lévy, P, 2007, 16-30)
Se percibía en la sociedad, épocas de  cambio y el ingreso de una nueva era, en el que la tecnología  y la comunicación, se convierten en herramientas claves para la productividad, pero también comenzaba a ser de interés para los profesionales, por lo que facilita  y agiliza su trabajo, sobre todo los grandes cálculos matemáticos.
El microprocesador y las memorias informáticas, en la década de los 80, se convierten en la infraestructura de la producción en el campo de la comunicación, apareciendo múltiples aplicaciones para la informática (ahora más amigable), la multimedia,  nuevas maneras de comunicación, de diversión (videojuegos) y de producción digital, aparecen los hiperdocumentos (hipertextosCD-ROM).
La informática y la multimedia, se apoderan en esta década de los hogares, se gestan cambios importantes las diversas interacciones interpersonales (comunicación, diversión, trabajo).  Sin embargo su uso aún estaba limitado a un cierto sector de la población con capacidad económica y formación académica  que le permitía el acceso a la gran revolución del siglo (las tecnologías de la información y comunicación, TIC).
A principios de la década de los 90, con la aparición de la Gran RED (unión de diferentes redes existentes), las tecnologías del lenguaje digital emergen como la infraestructura del Ciberespacio, el cual cambiaría por completo la manera de comunicar, socializar, organizar y realizar transacciones, dando paso a la nueva sociedad de la información y del conocimiento.  (Lévy, P, 2007, 16 – 30)
La informática, mediante componentes concretos que pueden cumplir varias funciones,  reagrupa el conjunto de las técnicas que contribuyen a digitalizar la información (dispositivos de entrada), almacenarla (memoria), a tratarla automáticamente a transportarla (procesadores), a transmitirla o transportarla (modem, usb), y  a ponerla a disposición de un usuario final humano o mecánico (soportes de salida). (Lévy, P, 2007, 16 – 30)
En la actualidad la mayoría de los aparatos de comunicación incluyen, interfaces con el mundo digital y están interconectados. Gracias a la adopción de normas de programas y materiales (SGMLHTML, Hi Time, VRML),  la tendencia general es el establecimiento de espacios virtuales de trabajo y de comunicación abiertos, cada vez más Independientes de su soporte; por lo que se puede observar  que no es posible entender las tecnologías separadamente de la sociedad y la cultura. Las tecnologías son producto de una sociedad y de una cultura Las relaciones verdaderas no se dan pues entre la tecnología y la cultura, sino entre una multitud de actores humanos que inventan, producen utilizan e interpretan diversamente. (Lévy, P, 2007, 16 – 30)
La aparición de la Internet, sumerge a la sociedad en un nuevo orden de  mundial (la Globalización, y la sociedad del conocimiento), al respecto Castell (2002)  afirma que el trabajo, el empleo y las interacciones personales (comunicación)  han sufrido verdaderas transformaciones entre 1970 y 1990 por la utilización de nuevas tecnologías de la información al interior de las empresas, instituciones y , hogares.  El autor hace referencia  a la desaparición progresiva del trabajo agrícola; el descenso del empleo industrial tradicional, el ascenso de los servicios de producción y sociales, sobre todo la diversificación de las actividades de servicios y el ascenso de los puestos ejecutivos, profesionales y técnicos por mayor demanda de capacitación.
Desde este marco, es posible afirmar que el  trabajo se ha vuelto flexible, dado que ha habido una evolución hacia una producción basada en el conocimiento, más sistematizada, que incluye mucho de automatización por lo que se ha aumentado la producción con menor mano de obra. Además, se han expandido las fronteras de las empresas hasta llegar a la empresa red.   Es decir, la forma tradicional de trabajo, ha cambiado por tareas ocupacionales bien definidas.  (Castells, 2002,: 297).
Evidentemente, la sociedad actual se encuentra inmersa en una Realidad Virtual,  existe una gran influencia de las telecomunicaciones, del internet, de la televisión por cable, ya no se imagina un mundo sin estos componentes que hacen la vida mucho más fácil y dinámica.  Por su parte, las empresas, las instituciones, y los entes gubernamentales comienzan a hacer uso de las tecnologías para ser más dinámicos, competitivos y eficientes en sus procesos.  Por ello se encuentran  diversos espacios de interacción social (incluso la educación) inmersos en un mundo de tecnología, que aunque en vías de desarrollo, sugieren que existe un interés para que estos espacios flujos de información crezcan y den los resultados esperados en un corto plazo.  Pertenecer a este espacio, según Castells, tiene algunos requisitos, como son, buena infraestructura tecnológica y capacidad de generación de conocimiento funcional.
Éste ritmo acelerado en los avances en tecnologías de la información y comunicación, lleva a suponer que es difícil (por no decir imposible) predecir las mutaciones cualitativas para el futuro, ni la manera como la sociedad va apoderarse de ellas y aplicarlas. (Lévy, P, 2007 : 16 – 30)
Sin embargo, este progreso que al parecer vendría a solucionar grandes problemas de comunicación y oportunidades para la humanidad, atraviesa por un sinnúmero de situaciones adversas que la sitúan como algo de cuidado. Muchos son los riesgos y peligros que en la actualidad se encuentran en el ciberespacio, que pueden atentar contra la integridad de las personas, quienes se ven expuestas a saqueos de correos electrónicos, acceso a informaciones personales sin previo aviso, suplantaciones de identidad, entre otros.
Dentro de las características de la cibercultura encontramos la posibilidad de interactuar utilizando los diferentes dispositivos de comunicación que nos ofrecen los adelantos tecnológicos,  permitiéndonos realizar transferencias de información entre personas y entre estas y programas de computador como videojuegos entre otros.
Esta interactividad tiene varios ejes entre los que se destacan:
  • Las posibilidades de apropiación y de personalización del mensaje recibido
  • La reciprocidad de la comunicación
  • La virtualidad
  • La implicación de la imagen
  • La telepresencia
El uso de nuevas tecnologías en la educación, y más que en la educación, en la vida social del ser humano, ha logrado consolidar una especie de sistema en el que a través de la navegación, se accede a un sinnúmero de posibilidades, entre las que podemos destacar, la creación de comunidades virtuales para el aprendizaje. Estas se han logrado establecer como un espacio en el que el conocimiento fluye de manera ágil, y lo más importante, es producto de una interacción colectiva, en donde factores como el cooperativismo y la colaboración son protagonistas.
Hoy día los estudiantes se ven muy atraídos por recursos virtuales, que a veces sin ellos darse cuenta, aportan sustancialmente en la construcción de su cognitividad. Los blogs, las redes sociales, y actividades interactivas, se convierten en herramientas que los seducen,  a la vez que aprenden de manera significativa. Sin embargo es de aclarar, que la tecnología no resuelve los problemas de aprendizajes de los estudiantes, pero si se constituyen en un habilitador que facilita resolver el tema del desarrollo humano.
En este sentido, la cibercultura, ha generado cambios sobredimensionados, acerca de cómo debe darse una educación, en el marco de un mundo digitalizado y en permanente cambio, la inmediatez con la que se actúa a través de los medios electrónicos, y la efectividad de algunas redes sociales, soportan en gran medida, todos los cambios que a diario se viven, y de hecho, aportan una opción atractiva de acceder al conocimiento.  Vale la pena preguntarse, sin embargo, ¿Cómo se puede abordar esta “nueva forma de ver el mundo” desde los países que no aportamos mucho en materia tecnológica? Es decir, por ejemplo, Colombia, un país latinoamericano, que si bien es cierto, tiene acceso a muchos escenarios de carácter tecnológico, es dependiente de países productores de tecnología. Y entonces, nos asalta otro interrogante: ¿Cuándo nuestros países latinoamericanos podrán estar a la par o a mayor nivel de producción tecnológica, para que se pueda tomar el ciberespacio y demás contextos tecnológicos, como una atmósfera propia, vernácula, en la que se generen conocimientos desde nuestros recursos en materia de TIC?.  Podrá parecer esto una utopía, pero hay que considerarlo posible, pues cuando se vive en una época en donde las fronteras son casi nulas en el ciberespacio y muy pocas políticamente hablando (globalización) debe ser una prioridad, para que se haga verdaderamente una construcción significativa y nuestra de conocimiento.
Referencias Bibliográficas
Lévy, Pierre (2007).  Cibercultura (Informe al Consejo de Europa).  Rubí (Barcelona): Anthropos Editorial;  México: Universidad Autónoma Metropolitana – Iztapañapa.  Capitulos 1, 2, 4, 5 y 12 y 13
Castell, M. (2002).  La Era de la Información. Vol. I: La Sociedad Red. México, Distrito Federal: Siglo XXI Editores.
Cibergrafía

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s